Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘yerba mate’

El buen cebador de mate sabe cuáles son las reglas a seguir para lograr un mate perfecto. Aquí van algunas reglas para no olvidar si quiere que otros cebadores lo respeten.

1. No usar azúcar ni edulcorante. Esto es un pecado mortal. El mate es amargo, y punto. Toda otra variante va contra esta bebida que es recia y rica, tal y como la da la naturaleza.

2. No revolver la bombilla. La bombilla no es una palita para arreglar la yerba y levantarla cuando el mate está lavado.  La bombilla no se toca.

3. Nunca soplar por la bombilla. Se sabe de gente que, cuando el mate está duro, sopla para mejorar el tránsito de la bombilla, pero no hay nada más desagradable ni desconsiderado, esto lo llena de microbios que el otro no tiene por qué beberse.

4. Jamás cebar con agua hervida. Cebar un mate con agua hervida es un delito que merece la pena capital, ya que de esa forma la yerba se quema y queda amarga. Un buen cebador, escucha la pava y siempre sabe cuándo el agua está lista.

5. Cortar el mate con agua fría de la canilla. El cloro del agua corriente hecha a perder el gusto del mate y ya no tiene retorno. Si el agua queda muy caliente, hay que esperar que se enfríe.

6. Nunca convidar un mate frío. Esto es una señal de desprecio.. Antes que cebar con agua fría, el buen matero rehace la partida: calienta el agua, cambia la yerba y ceba desde cero una nueva ronda.

7. Bajo ningún concepto reutilizar la yerba. Cuando un mate ya dio todo su sabor y aportó su amargo revitalizante, esa yerba ya no sirve más. Nada de volver a cebarlo conservando la que estaba abajo en el mate. El matero de ley no vuelve a usar la yerba: tira todo y arranca otra vez.

8. No incursionar en mezclas new age. ¿Qué es eso de combinar el mate con poleo, muña muña, o cáscara de naranja? El mate ya tiene su propio sabor. Si no les es suficiente, basta con cambiar la marca de yerba.

9. Nunca robar el mate ajeno. En una ronda de materos, para que el mate llegue lejos, pasa por varias manos y ninguna tiene derecho a cortar el trayecto y robar el turno. Es una gruesa afrenta, que en tiempos de gauchos se solucionaba con el facón.

10. Dejar migas en la bombilla. Esto sí que es de pésimo gusto. Si todos sabemos que el mate es una costumbre considerada por algunos como poco higiénica, debemos cuidar el aspecto del ritual para no hacerlo aún más desagradable.. Si se toma mate con bizcochos, antes de beber hay que limpiarse la boca.

Read Full Post »