Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ushuaia’

 La Península Mitre es el punto extremo sudeste de la Isla de Tierra del Fuego que termina en el Cabo San Diego. La parte sur reposa sobre el Canal de Beagle y la norte sobre el Océano Atlántico. Es un verdadero tesoro natural declarado “Zona de circulación restringida” para sensibilizar sobre la importancia de su preservación.

Es uno de los lugares más vírgenes de Tierra del Fuego, visitado por muy pocos aventureros con el deseo de descubrir los mitos y leyendas de este confín de América…. el Fin del Mundo…

Región facinante de colores y atmósfera indescriptibles, allí todo parece lejano, enigmático y a la vez irreal.

Toda esta zona es en realidad una inmensa turbera, peligrosa y traidora. Hay que atravesar varios ríos profundos aprovechando la marea baja. Esta última abre momentáneamente inmensas playas más fáciles de atravesar que lo alto de ciertos acantilados “comidos” por la turba.

El mar desciende muy lejos debido a la débil pendiente de arena volcánica y a veces deja a la vista testimonios del pasado : cañones de galeones españoles del siglo XVIII, remos, máscaras de proa y otros objetos que terminan en el museo de Ushuaia.

También la fauna está presente : guanacos, lobos de mar, pingüinos, cormoranes, zorros de Tierra del Fuego, cóndores y avutardas.

Antiguamente el territorio estuvo habitado por aborígenes : los Haush y los Onas o Shelknam, verdaderos propietarios de estos territorios desolados y hostiles.

Numerosos yacimientos arqueológicos siguen siendo estudiados por científicos de todo el mundo (biólogos, arqueólogos, antropólogos, geólogos e historiadores).

Para llegar a la Península Mitre la mejor opción es a caballo, pero también se puede arribar a pie si es que el estado físico lo permite. En todos los casos se aconseja ir acompañado de un guía y llevar provisiones.  La mejor época del año para visitar la Península Mitre es de noviembre a marzo.

Foto : Javier Ortiz Aramburu <ortizfotos@live.com>

Anuncios

Read Full Post »

tren

La Estación del Fin del Mundo, hasta donde llega el Ferrocarril Austral Fueguino (FCAF), se encuentra en las afueras de la ciudad de Ushuaia, a 8 kilómetros al oeste, enclavada en un valle entre el Monte Susana y la cadena Le Martial, a la vera del Río Pipo.

Se le denomina también “Tren del Fin del Mundo” y atrae, no sólo por su elegancia y estilo, sino también por su contexto histórico.  En él, los habitantes del entonces presidio de Ushuaia, un establecimiento penitenciario que se encuentra íntimamente vinculado a la evolución de esta por demás atractiva y pintoresca ciudad austral, eran trasladados hacia los campamentos donde cumplían penas de trabajos forzados. El ferrocarril, de trocha angosta, es propulsado por locomotoras a vapor; y cuenta en la actualidad con coches elegantemente decorados.

Hoy, visitar el “Tren del Fin del Mundo”, es un paseo que llevará al turista a conocer parte de la historia de Tierra del Fuego, Ushuaia, su penal y de lo que un día fuera el tren del presidio.

Paisajes deslumbrantes, conformados por montañas nevadas, ríos, lagos, cascadas y bosques vírgenes en la Cordillera de los Andes, todo en un viaje único, cuyo recorrido durará un poco más de dos horas.

Se parte de la Estación Central,  donde se encuentra una réplica del “Trencito de los presos”. Se recorre uno de los senderos utilizados por los presidiarios decenas de años atrás, para abastecer de leña a la comunidad.  Además de transitar por bosques centenarios, ríos, valles y turbales de gran belleza, este paseo tiene una parada en la cascada de La Macarena, donde se puede descender hacia un campamento indígena (campamento típico de una de las cuatro comunidades aborígenes que habitaron Tierra del Fuego desde tiempos inmemoriales) o ascender hasta observar la naciente de la cascada en la cadena Le Martial.

Serpenteando el Río Pipo, el tren continúa atravesando sectores que muestran la huella que fueron dejando los presos en su rutina diaria de cortar árboles durante casi medio siglo de labor ininterrumpida.

http://www.enjoy-patagonia.org

Read Full Post »